El Loco

A este Arcano podemos verlo en diferentes mazos ya sea con el Nº0 o el Nº22. El 0 representa al hombre tal y como es al nacer, no sabe nada, le falta todo por aprender y es capaz de cometer todos los errores y desatinos en que pueda incurrir en su vida, en tanto con el Nº22, esta carta representa al hombre cuando llegó al final de su vida en dónde mediante la experiencia adquirió sabiduría.

Esta carta nos dice que el hombre adquiere sabiduría aunque cometa errores.

En una tirada adivinatoria nos va a advertir acerca de la insensatez y de la imprudencia.

Representa las acciones o los pensamientos negligentes o irrazonables que pueden causar trastornos y desdicha a la vida del consultante.

Si esta carta cae invertida significa que las cosas empeoran y que es probable que el consultante esté actuando de forma totalmente equivocada o que esté trabajando duro pero impulsado por una ilusión.

Quien no se da cuenta que a este Universo lo rigen una serie de leyes sencillas,

pero justas, es ese tonto que lleva ese atadito de posesiones ( la suma de todas las experiencias pasadas, que valen poco) echado sobre el hombro. El perro representa uno de los aspectos de la Luna, la intuición, que puede actuar como advertencia solamente si se la escucha a tiempo. El cocodrilo simboliza una antigua deidad egipcia, SEBEK, la oscuridad que destruye al dios de la decadencia mental y física. El Sol representa la providencia pero, como el tonto desdeña ver lo que tiene a los pies, como omite usar el buen juicio y el sentido común que el creador le concedió. Sin embargo si aprende las lecciones que le corresponde aprender, si expulsa el miedo (el cocodrilo) y la ignorancia (el abismo), si utiliza la intuición (el perro) y su talento (el atadito) entonces se convierte en El Mago, a quien no le interesan los asuntos mundanos, pues sus ojos y pensamientos están centrados en su objetivo último (el Sol), que es de índole divina, de esa manera camina con confianza y sabiduría hacia su meta.

Este Arcano está regido por el planeta Urano, el que nos habla de cambios súbitos e impredecibles, de revoluciones, de transmutaciones, es la libertad, la independencia y el impulso.

Desde el punto de vista negativo nos habla de una persona que está a punto de perder contacto con la realidad física, es el mal uso de las enseñanzas superiores y la toma de decisiones de naturaleza defensiva dañinas para si mismo y para los demás.

A nivel mundano, simboliza a alguien que Eligio el camino equivocado y que continúa feliz sin darse cuenta de que es un sueño ilusorio, nos habla de que no utiliza la luz de la razón (el Sol), ni la intuición (el perro). No mira por donde va, toma la vida muy a la ligera o confía demasiado en la providencia, lo fatal es abusar de esa confianza, asumiendo la actitud de que algo se producirá sin esfuerzo alguno de nuestra parte.

Muchos de nosotros somos culpables muchas veces de actuar sin razón, de no ver o de no querer ver la realidad que se nos presenta delante de nuestros ojos.

Hay muchas personas que siguen siendo tontas toda su vida y no son capaces de aprender de la experiencia.

Un tonto es alguien que teniendo sentido común se comporta neciamente, o alguien que no sabe nada de nada. Es mucho mejor pertenecer a la última categoría, pues, cuando nada se sabe, queda todo por aprender. Una vez que admitimos que nada sabemos y que deseamos que nos enseñen, hemos dado el primer paso por el camino de la sabiduría.

Cada carta del tarot representa un paso en el camino que conduce a lo oculto, una iniciación en la vida espiritual de aquel que está en la búsqueda de la verdad.

Desde el punto de vista ocultista. El Loco representa, tanto al iniciado en grado 0, que no sabe nada pero desea aprender, como el adepto grado 22, que en esa última condición representa a El Mago, alguien que aprendió todo y que se da cuenta que no sabe nada.

Lo oculto lo que le enseña al adepto es que en la comparación con Dios es un tonto.

Desde El Loco hasta El Mago y volver al punto de partida, ese es el camino de lo oculto.

Los Arcanos Mayores forman un círculo que no tiene ni comienzo ni fin y esta es la causa de la posición alternativa de El Loco. El propósito de este arcano es el de enseñarnos que somos individuos como parte integrante del todo.