El Carro

Se la conoce como el Carro del Sol y a pesar de esto a esta carta la rige la Luna, que refleja la luz del Sol, su numeración subraya el hecho, pues el 7 es un número lunar y no solar. En numerología el 2 es el número de la Luna y el 7 relacionado con Neptuno se lo llama el lado oscuro de la Luna.

El mes lunar tiene 28 días dividido en períodos de 7, cada uno de los cuales está relacionado con los cuartos de la Luna.

Como la Luna aparece como mitad en su primera y última fase, simboliza una copa y dentro de esa copa se vierten las diferentes vibraciones de los siete días.

Las dos deidades que simbolizan al Sol y a la Luna son Apolo y Artemisa. La Luna Nueva ayuda para cualquier empresa que se inicia o para el crecimiento de un proyecto, mientras que la Luna Llena es el Carro en pleno poder, es la culminación del crecimiento.

Los ritos del Cuaro Menguante se relacionan con la disminución de las influencias y condiciones nefastas e indeseables.

Las influencas lunisolares están expresadas en este Arcano, es la victoria sobre los obstáculos, éxito de cualquier emprendimiento, ayuda y protección de la providencia.

Cuando esta carta aparece en una tirada, nos anuncia la llegada de ayuda inesperada, si es que se la necesita, la aparición del Carro es por lo tanto un presagio de esperanza, sea que caiga al derecho o invertida, es por lo tanto una carta que promete éxito.

Como este Arcano está regido por la Luna, las promesas se cumplen con rapidez si sale al derecho, si sale invertido, el éxito o la victoria, no serán inmediatos, sino que solo se materializarán como resultado de un esfuerzo continuo.

El mometo todavía no está maduro para que una empresa cualquiera en la que nos hayamos embarcado culmine con éxito, por lo tanto significa éxito como resultado de esfuerzos repetidos y éxito duradero fruto de la experiencia.

Este Arcano completa el primer septenario y señala la culminación de la primera etapa en el camino del Iniciado.

Para manejar el Carro se necesita Pericia, hay que aprender a llevar sus riendas y es al probar y fallar que aprendemos, es por lo tanto el éxto duradero que sigue al esfuerzo genuino y riguroso. Todos los esfuerzos que se hacen tienen que ser de carácter mental y físico para lograr el éxito final. La sabiduría de la experiencia marca el final de la primera etapa de nuestra iniciación.

La corona que porta el Cochero simboliza el control sobre las riquezas mundanas, el Cetro va a simbolizar a alguien que conquistó el plano inferior o terrenal.

El Aúriga aprendió a dirigir a las fuerzas elementales para que satisfagan sus propios intereses. Los cuatro postes que sostienen el dosel simbolizan los cuatro elementos de la naturaleza, mientras que el Dosel es la protección de los cielos.

Según el mazo que observemos vemos que el Carro es llevado por dos caballos o dos leones con cabeza de esfinge, son las fuerzas opuestas, lo positivo y lo negativo, lo bueno y lo malo, lo material y lo espiritual, uno es blanco y otro es negro (en otros mazos puede ser rojo y azul).

El Aúriga tiene que aprender a dominar las fuerzas opuestas de su naturaleza, de su personalidad simbolizada por el vehículo.

Por ser una carta lunar este Arcano está regido por el signo de Cáncer, el cual representa el deseo de apropiarse, de poseer, de defender las posesiones y el hogar propio. Indica el éxito a través de la iniciativa, a superación de los obstáculos, la victoria merced al esfuerzo.

Es la sensibilidad el esfuerzo, el rodearse a si mismo con defensas. Es lo psíquico, el esfuerzo para conservar el equilibrio de las emociones  y la armonía interior. Es por lo tanto el triunfo de las emociones y la armonía interior, y este triunfo es logrado a través del desafío de las relaciones personales, el hogar y la familia.