Psicosíntesis y Astrología

El Dr. Roberto Assagioli fue contemporáneo de Jung. Nació en Venecia, Italia, en 1888. Se doctoró en neurología y en psiquiatría en la Universidad de Florencia. Como resultado de su vasta experiencia clínica y educativa desarrolló la "Psicosíntesis". Rudhyar la define como una técnica de reconstrucción de la personalidad, pero en realidad es mucho más que eso.
Assagioli creó un modelo de la psique que también comprende la esfera de lo espiritual. Es uno de los pioneros de la corriente transpersonal en psicología, camino transitado luego por Maslow, Grof, Wilber y otros.
El modelo que plantea comprende cuatro niveles principales:
1- Nivel Inconsciente Inferior
2- Nivel Pre-consciente
3- Nivel Consciente
4- Nivel Supraconsciente o Inconsciente Superior
Otro de los conceptos que maneja tiene que ver con las llamadas subpersonalidades o "Yoes internos". Cada uno de nosotros está compuesto por diferentes Yoes que habitan en el interior de nuestra psique. Y cada Yo tiene sus necesidades, deseos, proyectos, su propia historia personal, su sombra.
Ante tal fragmentación de la personalidad se hace ineludible llegar a una Psicosíntesis, es decir, alcanzar la integración de todas estas subpersonalidades con tal de que lleguen a un objetivo en común; positivo y favorable para todas ellas pero fundamentalmente para la personalidad integrada.
Para tal fin es necesario acceder a un "Yo integrador", un testigo objetivo que pueda advertir las disputas de las subpersonalidades y que pueda desidentificarse de cada Yo fragmentario.
Después de mucho trabajo y de constante voluntad, uno podría acceder al Yo Superior, contactando directamente con lo divino.
Bruno y Luise Huber del Instituto de Astrología Psicológica (API), abogaron por una "psicosíntesis astrológica". Crearon todo un método para integrar cada uno de los elementos de la carta astral. Por ejemplo, utilizando visualizaciones guiadas, grafismos particulares y otras técnicas.
El alemán Peter Orban trabaja con las "cartas de las subpersonalidades". Plantea la hipótesis de que cada planeta (de la carta radical) tiene su propia personalidad, su propio horóscopo; y los calcula a partir del tránsito del Sol con respecto a los planetas del propio rádix. En el momento exacto en que el Sol hace conjunción con alguno de ellos (por ejemplo con Marte), se levanta una nueva carta astral que versará sobre las necesidades, anhelos y limitaciones de esa subpersonalidad llamada "Marte", y de qué manera esta información se relaciona con el rádix. Se hace lo mismo con todos los planetas.

Con respecto al análisis e interpretación de una carta astral, podríamos decir que cada maestrillo astrólogo cuenta con su librillo. Si bien ciertos pasos son básicos y existe un protocolo que es aceptado mayoritariamente, el análisis de la carta natal no será neutral pues estará influido por las cualidades humanas y profesionales del astrólogo, como su particular ideología, creencias, formación, sensibilidad y otros varios etc.
Entre otras cosas, la carta natal es un mapa que muestra nuestras diferentes cualidades internas, y de qué manera estas cualidades forman alianzas o enemistades entre sí.
Cuando las energías planetarias o zodiacales son afines tanto por función como por cualidad tienden a agruparse, generando algo así como un "núcleo" que sintetiza el tipo de energía en cuestión.
Al percibir la carta astral de esta manera podemos ver que la consciencia tiende a arquetipizar esos "núcleos energéticos". A partir de allí quedan tres caminos:
La consciencia hace identidad en alguno/s de ellos .
No hace identidad y los proyecta en otro.
Los integra.

Para armar los núcleos energéticos hay que buscar las posiciones planetarias más fuertes que puedan darse en la carta natal, teniendo en cuenta los elementos, las luminarias, los aspectos, las angularidades, etc. Las tensiones entre funciones ejemplifican las tensiones entre los diferentes núcleos. Si se da una armonía entre las funciones se dará una armonía entre los núcleos.

La tarea sería dar cuenta de estos núcleos o subpersonalidades, y trabajar con ellas en forma sistemática e intuitiva.
Las estructuras de subpersonalidad puden agruparse en seis tipos principales, según lo sugiriera Howard Sasportas en "El desarrollo de la personalidad".

1- Tipo amoroso
2- Tipo voluntarioso
3- Tipo cambiante
4- Tipo conservador
5- Tipo místico
6- Tipo pragmático

Veamos algún ejemplo cualquiera. Si en una carta natal podemos apreciar un exceso del elemento Agua, tres planetas en el signo de Cáncer y la Luna en la Casa X, será válido pensar que la cualidad lunar es preponderante. Y esto implica sustanciación, nutrición, contención, instintividad, regresión. Como correlato psicológico tendrá que ver con el instinto maternal, la afectividad, la memoria, la imaginación, etc.
Estas energías o cualidades se arquetipizan en la figura de la gran madre por ejemplo.
Si además de este núcleo "lunar" tenemos, por ejemplo, un Ascendente en Escorpio, Marte en Escorpio en Casa I cuadratura Plutón en Leo, estaríamos hablando de un núcleo "escorpiano" o de uno "Marte/Plutón". Sus cualidades serán las de transformación, potencia, destrucción, desgarramiento, liberación, densidad, etc. Psicológicamente implicará manipulación, sexualidad, deseos obsesivos, poder, violencia.
Como arquetipos podríamos hablar de un kamikaze, un mago, un cirujano o un Ave Fénix.
Obviamente también pueden darse cualquier otro tipo de núcleos, como los solares, saturninos, venusinos, acuarianos, mercuriales, etc.
Una vez definidos los núcleos podemos hacer diferentes hipótesis acerca de su probable juego: los núcleos solares pueden aliarse con los marcianos y los lunares con los neptunianos, por ejemplo. A fin de cuentas se trata de simpatías o antipatías naturales.
Si un aspecto duro (cuadratura, oposición, quincuncio) relaciona ambos núcleos, la tensión generada los obligará a dialogar; en el caso anterior por ejemplo, si la Lunay Plutón estuvieran en conjunción. Pero aunque no estuvieren conectados por aspecto, el núcleo lunar por un lado y el Marte/Plutón por otro, harán que la consciencia se polarice, generando un juego que, a priori, desconocemos.

En fin, las posibilidades son muchas y su juego infinito. Si está interesado/a en esta forma de trabajar con la carta natal, puede consultar por más información a info@astrotranspersonal.com.ar